PASO INTERNACIONAL ARGENTINA-CHILE, buscando alternativas

El túnel del Cristo Redentor es el paso internacional que comunica Argentina y Chile a través de la cordillera de los Andes, entre el norte de la provincia de Mendoza y la región chilena de Valparaíso, en la provincia de Los Andes.
Este túnel se halla a 3200 m de altitud y tiene 3 Km. de largo. Fue abierto en Mayo de 1980 y sus temperaturas oscilan entre los 20º C en verano y -25º C en invierno.
Entre los meses de diciembre y marzo el control aduanero es de 24 hs y el resto del año es de 9 am a 21 pm, ya que debido a su ubicación en altura, el paso por el túnel se ve dificultado en los meses de invierno por las fuertes nevadas que afectan en esa zona de la cordillera.

Este paso fronterizo es el segundo más importante de América del Sur, después del paso de Los Libres-Uruguaiana, que une Argentina con Brasil. El 75% del tráfico que se mueve por el paso Cristo Redentor entra a Chile, mientras el 25% restante sale de Chile hacia el resto de los países del eje MERCOSUR.

Comparado con otros pasos fronterizos tales como Jama, San Francisco, Fiambalá, Agua Negra, El Pehuenche, Pino Hachado y Cardenal Samoré, Cristo Redentor concentra el mayor tonelaje de todos.

PROBLEMAS POR EL CIERRE DEL PASO INTERNACIONAL

El cierre del paso Los Libertadores durante la temporada de invierno ocasiona importantes pérdidas en el tráfico comercial de Chile con el MERCOSUR. En promedio, este paso se encuentra cerrado alrededor de 35 a 40 días al año, ocasionando un perjuicio económico gigantesco para el sector empresario de carga nacional e internacional y de transporte en general. Se especula que por cada día de “cierre obligado”, las pérdidas están en el orden de los $ 2.000.000 para las firmas de carga.

Sin embargo, aquellas pequeñas y medianas empresas que comercializan hacia Chile y otros destinos del MERCOSUR o viceversa son los más afectados.
Que el paso Cristo Redentor se encuentre cerrado por 1 o más días implica, para la cadena de transporte, costos como multas por atraso en las entregas, alquiler de lugar para los barcos, etc.
Otro problema que se genera con esta situación es que cuando se abre el tradicional paso cordillerano cercano a Los Andes, los exportadores se encuentran con una carencia de personal tanto de Aduanas, el SAG y Policía Internacional, pasando sólo 1.500 camiones diarios, pudiendo pasar el doble si hubiera la suficiente dotación.
Para el comercio exterior regional, esto también implica un deterioro en la imagen de los países afectados, sobre todos si quieren consolidar al paso Internacional Argentina-Chile como corredor bioceánico y punto de convergencia de los intereses comerciales del MERCOSUR.

PROYECTOS PARA SUPERAR ESTOS PROBLEMAS. ALTERNATIVAS.

En 1996 la empresa Geoconsult propuso la alternativa de realizar un túnel de baja altura en Los Libertadores de 26 km de largo, con un costo de 1800 millones de dólares a realizar en un plazo de 11.5 años con rentabilidad negativa. Al no haber empresa privada interesada en invertir en su realización el proyecto fue desechado.

Es por esto que se fortaleció la alternativa del tren Transandino, inaugurado en 1910 y en desuso desde mediados de la época del 70. El mismo unirá las ciudades de Los Andes y Mendoza, transportando cargas en 12 horas de viaje.

El ferrocarril Transandino estaría en funcionamiento aunque el paso internacional se encuentre cerrado e implica una inversión de aproximadamente 250 millones de dólares destinados a reparar unos 250 km de vías y terrenos a utilizar para su recorrido.
Según dicen algunas fuentes de información, este ferrocarril permitirá duplicar la capacidad de transporte por el paso Cristo Redentor, que actualmente supera las 4 millones de toneladas anuales.

Por otro lado, para mejorar la seguridad a los camiones que circulan por la cordillera, en el lado chileno se encuentra en construcción un sistema de cobertizos ¨ falsos túneles ¨ de 600 metros de longitud en la zona más peligrosa de la cordillera que es la de la aduana y Libertadores donde suelen haber derrumbes y avalanchas. Sin embargo esta solución sirve sólo para protección pero no para agilizar el tránsito cuando el paso se encuentra cerrado.

Una de las opciones que ha cobrado fuerza últimamente es el Paso de San Francisco, el cual conecta a la provincia argentina de Catamarca con la III Región de Atacama, pero este recorrido significa desembolsar unos 3.600 dólares para un camión de 25 toneladas, el doble de lo que pagan por el tradicional paso de la V Región chilena.

San Francisco se plantea como una alternativa ya que a pesar de ser más alto que Los Libertadores (4.740 metros), está más cerca del Trópico y por lo tanto menos afectado por los rigores del invierno; asimismo ofrece toda la ruta en territorio argentino asfaltada hasta el límite, mientras que la zona chilena es de ripio consolidada con tratamientos salinos.
Otra ventaja del cruce nortino, es que posee todos los servicios propios del tránsito internacional como aduana, Policía, SAG y dotación de Carabineros en el lado chileno, con similares servicios al otro lado de la frontera.

La gran ventaja de la utilización de esta alternativa es que la mayor distancia que recorren los camioneros se suple con el menor tiempo que deben estar paralizados a ambos lados de la frontera, cuando las inclemencias del tiempo azotan a ambos países. Además que este trayecto está exento de cualquier tipo de peaje.

Categoría: